Y, mientras las clases populares lo pasan mal… ¡Ellos se suben el sueldo y reclaman advertencias en los filtros de instagram!