Violencia, robos y destrozos: así celebra su victoria la afición marroquí