PP censura la quiebra del Estado de derecho mientras que ERC se ofrece al gobierno para insistir en el rodillo y tomar al asalto el Tribunal Constitucional