Los suicidios se disparan y el Gobierno mira para otro lado