Los grandes medios españoles ocultan la verdad sobre lo que ocurrió en el estadio de Saint Denis