Las políticas verdes del globalismo condenan a España: el campo explota contra Sánchez por la ola de incendios