La policía pregunta a una activista provida si está rezando frente a un centro de abortos