La ley animalista obligará a tener asistencia veterinaria las 24 horas a pueblos que ni siquiera tienen médico