La cultura policial de resistir es la que hace que muchos problemas mentales se enquisten