La afición marroquí provoca más altercados en las capitales europeas