España fue una de las piezas claves para la independencia de Estados Unidos