España, el segundo país de Europa dónde más se encarece la compra