El Ministerio de Igualdad contrata una campaña de publicidad por 84.500€ que usa imágenes de modelos sin permiso