El Constitucional encarga el estudio de la Ley Celáa y del 25% de la educación en español a magistrados tan afines al gobierno que podrían ser recusados