Editorial de Antonio Muro: «La izquierda utiliza tanto el término «fascista» que ya no supone un insulto»