Donald Trump dejó el camino preparado para que, a pesar de su ausencia, el pasado viernes se derogara la ley Roe vs Wade