Bruselas se plantea prohibir la importación de productos de países que no cumplan la legislación laboral