Barcelona, amenazada por el robo de relojes de alta gama